SILVIO RODRÍGUEZ

"Me va la vida en ello"

viernes, 21 de noviembre de 2008

RUEGOS RASGADOS



Acepté el primer llamado que recibí. La esperé sentado en el café, leyendo el anuncio del periódico que me ayudó a conseguir mi primer cita a ciegas.


Cuando ingresó al café, supe al instante que era ella. Llevaba puesta una camisa blanca con transparencias, y una falda corta que dejaba relucir su piel tersa. Al salir del café nos dirigimos a casa.


Me costaba mucho creer sus argumentos. Lo mínimo que esperaba era que fuese sincera. La situación se puso difícil y ella se negaba a colaborar.


Le pedí que pusiera voluntad y, cuando se calmó, pudimos conversar más tranquilos en el sótano. Desde ese día le ruego que no revele a nadie aquellos sucesos. Sus huesos aún llevan puesta la camisa blanca y la falda corta de ese único encuentro.




Danhir





10 comentarios:

Luis Gerbaldo dijo...

Danhir, comencé a leer este relato y esperaba algo parecido a lo que presentaste en el foro, pero me sorprendió completamente.
Suavemente, sin altisonancias, me llevaste como lector hasta un final absolutamente inesperado.
Muy buen cuento, tienes esa magia que creo debe tener una escritora.
Felicitaciones

Adolfo Payés dijo...

me gustan tus versos repito pero eso si no me comparo con vos eso menos...

pero escribo como escribo y eso me gusta.. tu poesía por lógica la siento y la veo linda...

un abrazo fraterno

Nocturna dijo...

OK, compañero de vicios...
Al parecer, venías a desilusionarte nuevamente. La próxima, te complazco.

Besos

Nocturna dijo...

Buenas noches, Adolf...

Teniendo en cuenta nuestra amistad, nuestros comentarios son muy subjetivos.

Un abrazo inmenso

Velocet dijo...

Distinto a todo lo escrito previamente por ti.

Pero (si es que hubiera de haber algún pero) me ha gustado mucho (incluso más) :D

Nocturna dijo...

Me alegra alegrarte con mis oscuridades...

Un beso, Velocet!

Adolfo Payés dijo...

Saludos por aquí visitándote pues al dirección mía tenia un error así te dejo la correcta..

saludos...

http://apayess.blogspot.com/

Nocturna dijo...

OK, Adolf...
Ahora realizo el cambio.

¡Saludos!

(:

Globocautivo dijo...

Hola Nocturna.
Buen relato. Un arte eso de escribir en tan pocas líneas una historia que cuenta tanto, o te deja pensando, lo que es lo mismo.
Como siempre, un gusto visitarte.
besos

Nocturna dijo...

Globo...

Un gusto recibirte, amigo.


Besos