SILVIO RODRÍGUEZ

"Me va la vida en ello"

domingo, 21 de septiembre de 2008

ALIVIO



Le desesperaba oír sus tumultuosas quejas.

Los últimos tres minutos que hablaron parecieron eternos.

Desde aquella vez, no se han vuelto a ver.

Ahora, mientras lleva flores al cementerio, le provoca placer conversar con el silencio.





Danhir







6 comentarios:

A.Tapadinhas dijo...

Bonita imagem, conversar com o silêncio.
Às vezes, o silêncio é a melhor resposta para afastar os fantasmas...
Beijo.
António

Nocturna dijo...

Querido António:

¡Mientras vos no te espantes, todo bien!

Un abrazo

Viktor Gómez dijo...

una cierta narratividad fecunda tus letras de lo imaginal: ese espacio de vida y sueño, de fantasia y realidad, indisolubles, inextricablemente universales desde lo singular de tu voz.

Un beset

Víktor

Nocturna dijo...

Viktor:

Abrazo cada una de tus palabras porque sé que abrazarlas es llegar hasta tu mundo.

Un beso

Globocautivo dijo...

Un placer leerte, como siempre y aunque no siempre que pase te lo diga.
besos

Nocturna dijo...

Oh, Globo...

No es necesario que "marques tarjeta" religiosamente.

Sé que siempre estás ahí, amigo.

¡Un abrazo!

(: